¡Oh engaño de los hombres, vida breve

¡Oh engaño de los hombres, vida breve de Lope de Vega
Soneto LXXII
   ¡Oh engaño de los hombres, vida breve, 
loca ambición al aire vago asida!,
pues el que más se acerca a la partida,
más confiado de quedar se atreve.
   ¡Oh, flor al hielo, oh rama al viento leve, 
lejos del tronco!, si en llamarte vida
tú misma estás diciendo, que eres ida,
¿qué vanidad tu pensamiento mueve?
   Dos partes tu mortal sujeto encierra:
una, que te derriba al bajo suelo,
y otra, que de la tierra te destierra.
   Tú juzga de las dos el mejor celo:
si el cuerpo quiere ser tierra en la tierra,
el alma quiere ser cielo en el cielo.