Abrir el menú principal

Wikisource β

¡Bendita seas!

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


¡BENDITA SEAS!Editar


En el sagrario del hogar, tranquilas
Las gratas horas de tu vida ruedan,
Sin que los propios sinsabores puedan
Nunca el llanto arrancar de tus pupilas.

Jamás el bien al practicar vacilas,
Porque tus nobles sentimientos vedan
Pensar que hay séres que el dolor remedan
Y pasan del mendigo entre las filas.

¡Cuánto es modesta la virtud, señora,
De tu benigno corazon, ajeno
A torpe vanidad embriagadora!

Bendígate el Señor cuando á su seno
Partas radiante en tu postrera hora,
De fé cristiana al resplandor sereno.


◄  Anterior
Siguiente  ►