Rosa Ígnea: CAPÍTULO XIII


Rosa Ígnea:
CAPÍTULO XIII
EL SEÑOR JEHOVÁ

de Samael Aun Weor



1- Cuando estudiamos el Génesis, leemos que el señor Jehová creó toda hierba, toda simiente, toda bestia de la tierra, todo pez del mar y todo ser viviente.

2- Esto lo han leído todos los seres humanos, pero no lo han comprendido.

3- Ni los mismos ocultistas han sabido darnos una explicación satisfactoria sobre el Génesis.

4- Al señor Jehová le han dado todos los ocultistas las más variadas interpretaciones, pero ninguno de ellos ha podido explicarnos satisfactoriamente, quién es Jehová, y cómo y de qué manera creó a todos los seres vivientes que pueblan la faz de la tierra.

5- Cuando penetramos en los mundos internos comprendemos que el señor Jehová es un Gurú-Deva, es el jefe de toda la evolución angélica o Dévica.

6- Sólo así podemos explicarnos la creación de todas las cosas, según nos cuenta el Génesis.

7- Todos los elementales de la creación entera están gobernados por los ángeles, o DEVAS, y todos los Devas con todos los elementales de toda la creación están gobernados por el jefe supremo de la evolución angélica o Dévica. Este Jefe es el señor Jehová.

8- No hay planta que no tenga alma, y todas estas almas de las plantas están gobernadas por los ángeles y éstos a su vez gobernados por el señor Jehová.

9- Lo mismo sucede con los elementales minerales y animales, todos ellos obedecen las órdenes de los ángeles, y todo ángel obedece al señor Jehová.

10- Los elementales de tierra, agua, aire y fuego, están encarnados en las plantas, y ninguna simiente podría brotar sin la presencia de un elemental.

11- Lo mismo sucede con los animales; todo animal es el cuerpo físico de un elemental de la naturaleza y todos esos elementales, obedecen a los ángeles, y todos esos ángeles trabajan en este gran laboratorio de la naturaleza bajo la dirección ardiente del señor Jehová.

12- Los Elohines o Prajapratis de la India oriental, son los constructores de este universo.

13- Estos Elohines trabajan entre las abrasadoras llamas de esta rosa ígnea de la naturaleza, de acuerdo con los planes del señor Jehová.

14- Ahora nos explicarnos, cómo y de qué manera el señor Jehová creó todas las cosas en el amanecer de la vida.

15- Los Elohines o Prajapratis, son los mismos Devas o ángeles que gobiernan la creación entera entre el crepitar de las llamas abrasadoras del universo.

16- Los "Heindelistas" recuerdan al señor Jehová como un Dios antiguo y que ya cumplió su misión.

17- Este falso concepto de los Heindelistas, se derrumba totalmente cuando comprendemos que toda la evolución Dévica trabaja bajo la regencia directa del señor Jehová.

18- No hay planta que pueda existir sin la presencia de un elemental, y todo elemental depende de las órdenes de los ángeles, que trabajan entre la rosa ígnea del universo bajo las órdenes del señor Jehová.

19- Así pues, el señor Jehová está creando diariamente entre las llamas abrasadoras de esta rosa ígnea de la naturaleza.

20- Todo Maestro se expresa a través de sus discípulos.

21- El señor Jehová se expresa dentro del instante eterno de la vida, a través de sus Devas elementales.

22- El señor Jehová es una llama de actualidades palpitantes, cuando pensamos que nuestro globo planetario está preparándose actualmente para la nueva era Acuaria.

23- Cuando el Maestro llega a la cuarta iniciación de Misterios Mayores, se abren ante él siete senderos:

24- Primero, entrar al Nirvana. Segundo, trabajos superiores en el Nirvana. Tercero, formar parte del Estado Mayor del Logos del Sistema Solar. Cuarto, quedarse como Nirmanakaya, trabajando en el plano astral por la humanidad. Quinto, trabajar con el futuro período jupiteriano de nuestra tierra. Sexto, reencarnarse para trabajar con la humanidad. Séptimo, ingresar a la evolución Dévica o angélica, para trabajar en este gran taller de la naturaleza, bajo las órdenes directas del señor Jehová.

25- El señor Jehová, no solamente fue el creador del pasado, sino que también es el creador del presente, y será el creador del futuro.

26- Las doce grandes jerarquías zodiacales, crearon al hombre, pero el hombre no hubiera podido vivir en nuestra tierra físico-química, sin el trabajo laborioso del señor Jehová.

27- Desde este punto de vista, el señor Jehová creó al hombre a su imagen y semejanza.

28- Dios creó todas las cosas, con la palabra perdida.

29- Esta palabra la tienen muy bien guardada los Maestros que viven en el Asia.

30- Un gran filósofo decía: buscadla en la China, y tal vez la encontraréis en la gran Tartaria.

31- La palabra perdida es como un pez gigantesco, mitad azul, mitad verde, saliendo entre la profundidad del océano.

32- Jehová es el Dios de los profetas del pasado, del presente y del futuro.

33- Yo AUN WEOR soy un profeta de Jehová.



Rosa Ígnea de Samael Aun Weor

INTRODUCCIÓN -


CAPÍTULO I - CAPÍTULO II - CAPÍTULO III - CAPÍTULO IV - CAPÍTULO V - CAPÍTULO VI - CAPÍTULO VII - CAPÍTULO VIII - CAPÍTULO IX - CAPÍTULO X - CAPÍTULO XI - CAPÍTULO XII - CAPÍTULO XIII - CAPÍTULO XIV - CAPÍTULO XV - CAPÍTULO XVI - CAPÍTULO XVII - CAPÍTULO XVIII - CAPÍTULO XIX - CAPÍTULO XX - CAPÍTULO XXI - CAPÍTULO XXII - CAPÍTULO XXIII - CAPÍTULO XXIV - CAPÍTULO XXV - CAPÍTULO XXVI - CAPÍTULO XXVII - CAPÍTULO XXVIII - CAPÍTULO XXIX - CAPÍTULO XXX - CAPÍTULO XXXI - CAPÍTULO XXXII - CAPÍTULO XXXIII - CAPÍTULO XXXIV - CAPÍTULO XXXV - CAPÍTULO XXXVI - CAPÍTULO XXXVII

Última modificación el 8 jun 2006, a las 01:26